Cómo cuidar tus piezas


Es muy importante cuidar con detalle tus piezas de bisutería y joyería, si quieres que luzcan como el primer día. Te damos estos breves consejos generales para que las disfrutes por mucho tiempo:

♥ Protege tus piezas de la humedad.

La humedad hace reacción en todos los metales. No las mojes, evita llevarlas en ambientes especialmente húmedos como en la ducha, la piscina o el mar, ya que son delicadas y podrían dañarse. Ten especial cuidado con pulseras y anillos porque son los que están más expuestos al agua.

No expongas tus joyas a productos químicos y ácidos como perfumes, jabones, detergentes...

♥ Protege tus piezas de la suciedad.

El polvo ambiental las ensucia y la simple grasa corporal de la piel hace que la suciedad se adhiera al metal. Guarda tus piezas en una bolsita, una cajita... protegidas del aire libre y del polvo del ambiente.

Para eliminar el polvo y la grasa de tus piezas con baños dorados o plateados es suficiente frotarlas con un paño de algodón. En el caso de tus piezas de bronce o latón, usa zumo de limón, puedes sumergir la pieza o impregnarla bien y dejarlo actuar durante unos minutos, luego frótalas con un paño y verás cómo recuperan su brillo original.

♥ Mantén tus piezas ordenadas.

El roce entre piezas puede dañar los baños. Guarda todas las piezas separadas las unas de las otras para que no se enreden, por que cuando intentamos desenredar las arandelas van cediendo hasta que se abren y puedes quedarte sin tu pieza favorita.

PLATA DE LEY

La Plata de Ley 925 está compuesta por 925 milésimas de plata pura, y 75 milésimas de cobre. Cuidar bien tu joyería de Plata de Ley te ayudará a mantener su brillo y duración.

Las piezas de plata pueden limpiarse con una gamuza especial para que recuperen su brillo o con agua y jabón neutro.

Las piezas de plata bañada en oro son más delicadas. Frotar intensamente puede generar la pérdida del baño, por lo que es importante hacerlo sutilmente para evitar el desgaste del baño.

IMPORTANTE: Pixelizate no garantiza que el baño de oro de nuestros modelos dure para siempre. Las piezas bañadas en oro son, por defecto, más frágiles y susceptibles de perder el color con el uso y el paso del tiempo. Esto depende de múltiples factores como el uso de productos químicos en la piel, el nivel de sudoración corporal o incluso el mismo nivel de PH de la piel de cada persona. Por este motivo, es especialmente importante tener un cuidado adecuado de tus joyas bañadas en oro.

ZAMAK

El zamak es un material que se consigue a partir de una aleación de zinc con aluminio, magnesio y cobre.

Su contenido libre de níquel lo hace completamente hipoalergénico (es apto para todo tipo de pieles) y su baño en plata de ley de 8 micras le aporta una durabilidad y estética muy similar a la plata. Es un material con mucha resistencia y no se ensucia como la plata, solo con el paso de varios años puedes notar como pierde un poco de brillo, pero si se limpia con regularidad puedes conservar el brillo del primer día durante muchos años. No obstante, el zamak se oxida con el contacto con el aire, (debido a su contenido en plata) acentuándose por la acción del PH de la piel, así que es conveniente guardarlo en un lugar fresco dentro de una bolsita para prevenirlo.

Para limpiar este material es conveniente utilizar un jabón neutro o una mezcla de agua con vinagre blanco. Si tu bisutería de zamak se ha manchado o se le ha adherido suciedad, puedes limpiarla con un cepillo blando y bicarbonato de sodio.

BISUTERÍA

Si eres alérgica a los metales no nobles o bien quieres que tu bisutería dure más tiempo, un sencillo truco es aplicar esmalte de uñas transparente en toda la parte que se encuentre en contacto con la piel y dejarlo secar bien. De esta manera crearás una película protectora que aislará la piel del metal.

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información